viernes, 16 de septiembre de 2016

Animales, vacaciones de verano y tenencia responsable

Por primera vez en muuuuuuchos años, me he ido de vacaciones a un sitio que no sea la casa que teníamos en Benidorm. El tener casa propia solucionaba bastante el hecho de viajar con perros, ya que generalmente con meterles en el coche y llevártelos tenía el problema solucionado. Digo “bastante” y “generalmente” porque en mi caso la decisión de poder llevarme  los animales o no, dependía siempre de SantaAbuela, que es una obsesa de la limpieza y totalmente capaz de encontrar un único pelo en cualquier superficie. Eso, y que no hay ciudad peor para llevarte un animal de vacaciones que Benidorm. Pobrecillos, se pasaban el día estresados.

Este año, como yo me fui con PF y SantaMadre pero Tarek se quedó en casa, pues los perros también. Durante los días que Tarek estuvo de visita se quedaron en un albergue – residencia que está a 5 minutos de casa, así que todo perfecto porque conocen la zona. Mis perros se lo suelen pasar como enanos en los albergues, así que por ese lado estábamos tranquilos.

Que porqué cuento todo esto? Porque el verano parece ser siempre la época de “deshacerse” de las mascotas. Las personas con 2 dedos de frente buscamos soluciones para estos casos, pero muchas otras, sobre todo las que se hicieron con el animal por un impulso, suelen acabar abandonándolas durante esta época. Si a eso le juntamos que casi nadie adopta en verano porque “ya mejor cuando pasen las vacaciones” pues para los pobres animales es una mala época.

Yo en cambio considero que las vacaciones pueden ser un momento estupendo para incluir al nuevo miembro en la familia. Los días son más largos, las noches empiezan a ser agradables, salir a pasear no nos da pereza y no caeremos en el error de mantener al perro en casa y no dejarle socializar y descubrir su nuevo hogar… Además, si tenemos unos días libres o jornada continua, podremos poner en práctica buenos hábitos desde el principio para evitar la ansiedad por separación y no tener un perro que sufra cada vez que nos vamos de casa. Todo ventajas si sabemos aprovecharlas.

En cuanto a las formas de adquirir un animal, por suerte, la legislación avanza y ya tenemos el proyecto de ley que prohíbe que los animales sean expuestos en las tiendas para evitar así la compra impulsiva. Personalmente sabéis que siempre he defendido y defenderé la adopción por mil motivos, pero hay un amplio porcentaje de gente que sigue prefiriendo la compra generalmente por buscar una raza concreta por motivos sentimentales, de alergias, etc. La ley en ese caso contempla que los animales se elijan “por catálogo”, cosa que no me acaba de convencer ya que es casi una elección a ciegas. Igual que no elegimos pareja por catálogo, no lo hagamos con un ser vivo que nos va a acompañar durante muchos años, además de que en muchos casos son animales criados en condiciones horribles y que llegan en un estado de salud deplorable. Si estás pensado comprar un cachorro a través de internet te puede ayudar unas de los sites que encontré investigando para este post, se llama el  Portal del Criador, me pareció interesante que un portal especializado  en la compra y venta de mascotas (perros y gatos) le diera tanta relevancia a que los animales contaran  con las garantías de  criadores profesionales y que uno de los puntos que más cuidaban era la TENENCIA RESPONSABLE, ya que muchos de los criadores evalúan la idoneidad del propietario antes de adquirir al animal, y no realizan ventas en periodos sensibles como Navidades, precisamente para evitar el abandono. Esto a mí me parece muy positivo ya que la venta de animales siempre va a estar ahí, es importante que existan canales concienciados, serios y responsables.


Yo solo he participado en la compra de un animal una vez (no lo compré yo, era una expareja) y teniendo en cuenta todos esto aspectos (Criador serio, garantías de salud, evaluación del propietario) fue una experiencia muy bonita y se que Burton y su dueño vivieron una vida muy feliz e intensa hasta que el perro falleció. Además me consta que ese perro ha viajado más que muchas personas que conozco, así que si se quiere, se puede.

Y tu? Tu mascota llegó en un periodo “fuera de lo habitual”? Optaste por comprar? El criador te dio alguna garantía? 

8 comentarios:

  1. Resumiendo muuuuuucho: en casa hemos tenido tres perros. El primero era hiperactivo, 17 kg, y yo no podía con él. Llegó simplemente porque lo quisimos nosotros, no recuerdo la época. Pero tenía tanta fuerza que al final se lo llevó un amigo que vivía en el campo para que pudiera "liberar energía".
    El segundo fue un fallo garrafal en parte. Comunión de la niña. Se moría por uno desde siempre, y dimos permiso para que se lo regalaran. Lo queríamos muchísimo (excepto marido, le tuvo manía desde el primer día no sé por qué), pero el muy ****** marcaba toda la casa, paredes y camas incluídas, y estando castrado. Al final se fue, pero a través de una protectora que les busca "familia adoptiva idónea".
    El tercero (y actual) vino, digamos, por la familia. Hijo del de mi cuñada, marido se enamoró de él en cuanto lo vió. Está castrado, y evidentemente tuvimos que educarlo, pero es un santo. Solo tiene un problema que no es problema, y es que su cama es la de mi hija. Y he de confesar que a mí me encanta. Este llegó con dos meses casi tres, en febrero. Un domingo cualquiera.

    P.D.: odio los animales expuestos en las tiendas. Muy monos los perritos si, pero deprimente si piensas lo que hacen ahí. Y los niños dando golpecitos al cristal, ni te cuento.
    P.D.: no tientes a Murphy con tu coche...

    ResponderEliminar
  2. Yo, salvo a mis ratas para que no terminaran en la panza de una serpiente, nunca he comprado un animal.
    Yo opino que sólo se deberían vender animales esterilizados y tras una evaluación al propietario, prohibiendo totalmente la cría particular y las fábricas de cachorros.
    Siempre he querido un sphinx y entre que me duele pagar esa pasta y que mientras compras un animal otro muere en la calle... Supongo que me quedaré sin él.
    Besos, flor.
    PS: Tengo troll nuevo, pasa a conocerlo por el post de la boda de Rociíto 3:)

    ResponderEliminar
  3. Yo, salvo a mis ratas para que no terminaran en la panza de una serpiente, nunca he comprado un animal.
    Yo opino que sólo se deberían vender animales esterilizados y tras una evaluación al propietario, prohibiendo totalmente la cría particular y las fábricas de cachorros.
    Siempre he querido un sphinx y entre que me duele pagar esa pasta y que mientras compras un animal otro muere en la calle... Supongo que me quedaré sin él.
    Besos, flor.
    PS: Tengo troll nuevo, pasa a conocerlo por el post de la boda de Rociíto 3:)

    ResponderEliminar
  4. No tengo mascotas porque por el tiempo y cansancio de los tres niños no me veo capaz y lo que comentas, que si uno no se compromete mejor que deje al animal en mejores manos. No puede ser que luego los abandonemos, adoptar o comprar es una gran responsabilidad.

    ResponderEliminar
  5. Echo de menos tener un perro, pero ahora mismo y con la vida que llevo sería una carga difícil de llevar.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo con lo que expones.
    Saludos..

    ResponderEliminar
  7. Mis mascotas son una pareja de periquitos preciosos!!!
    y los compré en una tienda de animales, por el sencillo hecho de que si los compraba a un criador me los dan "papilleros", es decir sacados del nido, arrancados de sus padres a los tres días de nacer y criados a mano para que crean que son personas y no pájaros!!! y eso a mi me parece una aberración!!!
    Me niego completamente a tener pájaros papilleros en mi casa!!
    Los míos son los denominados "salvajes" o lo que es lo mismo, han sido criados en el nido con sus hermanos y padres, en cautividad, claro, pero criados por su familia loruna!!!
    Luego yo me pego una paliza de meses de aclimatación, cariño y respeto para que me cojan confianza hasta que son capaces de dejar su jaula a ratos para volar por casa y que acudan sin miedo a tu llamada a la mano...
    Mis periquitos seguramente nunca se dejarán acariciar el cuerpo ni aprenderán a cantar o hablar como humanos... pero creo que serán más felices y sanos (sin traumas psicológicos que les generen picaje, como la mayoría de los papilleros)
    En vacaciones se quedan con los abuelos o los tíos, que tienen otra pareja de periquitos, y cuando están juntos los cuatro se lo pasan de miedo cantando y revoloteando por su enorme jaula.

    ResponderEliminar
  8. Hola!!!

    Te leo siempre, pero comento muy poquitas veces.. sorry!! Eso sí, me encanta como escribes.

    Pues yo tengo un bóxer, de 5 años y vivo en un mini mini piso (de verdad que es muy mini, porque tu que conoces este pueblo sabes los pastizales que se pagan por nada.. uf).. y me río yo de lo de : los perros necesitan un jardín, en un piso NUNCA tendría un perro, y menos uno grande... Pero si es una alfombra el tío, jajajaa...

    A ver que me lío ... al grano. En vacaciones cuando se puede me llevo al bicho; es complicado porque es un perro muy grande y muy muy nervioso; de momento he tenido suerte porque al pueblín puede ir sin problemas, porque es una casa vieja, con patio grande y estamos ahí la mar de bien. Eso sí cuando viene gente y tal, se monta la marimorena. Necesitaríamos unas clases de reeducación :(

    Y cuando no puedo llevarle conmigo ha ido a dos residencias. Una de ellas es nuestra favorita y va feliz de la vida, es que luego no se quiere volver... flipante. Y la otra sólo la probamos una vez, y no me gustó nada: vino más flaquito y en cuanto me vió se pegó a mi ladito y no se separaba de mí.. raro raro, porque suele ser un juergas y se va con cualquiera (lo juro).

    Y ya finalizando, yo le compré, porque quería ese en concreto, a unos criadores que encontre vía internet, pero muy bien porque mandaron fotos desde que nació hasta que le fuimos a recoger. Ahora no volvería a comprar un perro, adoptaría sin dudar. Y de hecho este vino porque se murió su antecesor y el vacío que dejó era increíble. Yo que nunca había tenido mascotas me quedé a medias... Y ahora cuando no está este gamberro cerca, (como cuando tengo que ir a recogerlo en la resi).. me falta algo, y me sobra mucho sitio en casa, jajajaja....
    Pero a toda la gente que me dice que se va a coger un perrito, porque vive sola, o por la compañía o tal.. siempre le digo que lo piense muy muy bien, porque es un ser vivo que depende para todo de ti, y va a formar parte de tu vida, que no es un mueble y cosas como la logística vacaciones cambia.

    Jo, que rollo no? jajajaja..

    Un besín

    ResponderEliminar