lunes, 5 de septiembre de 2016

La matrona, la eco de la 28 o como encontrarme siempre con el personal más listo del reino


Pues si, esto ya tiene semanas, pero ambas señoras se merecen pasar a los anales de la historia por sus altas capacidades en ser unas bocachanclas. Hay cosas que parece que en mi embarazo son tradición:
- Engordar
- Vomitar como si no hubiera mañana
- Que acabe visitando urgencias por los vómitos (pensaba que me había librado pero NO, el viernes pasado, de 33+1 me llevé el premio gordo)
- Que me toque personal médico listillo con poca sensibilidad, mano izquierda y muchas ganas de tocar los cojones.

En el embarazo anterior a la segunda visita con la matrona decidí no volver más, porque total para que se metiera con mi peso no me apetecía, y en el hospital de Torrejón me confirmaron que no lo veían necesario. En este he necesitado una visita más para mandarla a la mierda, pero mira, al final hemos acabado igual y casi casi por lo mismo.

Aclaremos una cosa: Las embarazadas no engordamos por gusto, ni porque nos hinchemos a donuts. Yo particularmente soy bastante obsesa con el tema del azúcar añadido, leo todas las etiquetas, y en casa ya no consumimos ni zumos ni refrescos. Solo bebo agua y te, comemos bastante sano y como digo, leo todo lo que como. Al principio del embarazo y vomitando lo que vomito, pues lo de comer se convierte en pura supervivencia, como lo que puedo, lo que entra, lo que no vomito,lo que me pide el cuerpo en ese momento o se que voy a tolerar. Esto, durante las primeras 16 semanas en muchas ocasiones eran patatas hervidas, así que si engordo NO ES POR GUSTO. Es porque no me puedo mover, por la falta de actividad, porque me cambie el metabolismo o por lo que sea. La primera que lo sufre, que lo odia y que le preocupa es A MI. Por tanto, considero que no necesito ni burlas, ni críticas, ni interrogatorios, ni mucho menos obligarme a pesarme o a saber cuanto engordo. Y que conste que todas las matronas y gines decentes me dan la razón.

Dicho esto, llegué a la tercera visita con mi matrona y su estudiante de prácticas. Vuelta la burra al trigo, que me suba a la báscula, le repito por tercera vez que vale, pero que de espaldas y que no saber la cifra. Protesta. La apunta. Mi hijo se acerca y cotillea por encima del papel. "Eso es que quieres saber cuanto pesa mamá. Pues mira, yo te lo digo". Y le dice al oído "tu madre pesa X".

Es gracioso? Una vez quizás. Cuando lo repite una segunda, tercera, cuarta e incluso quinta vez mientras su estudiante me revisa tengo tres opciones.

- Decirle que si vuelve a tocar a mi hijo le corto la mano
- Llamarla imbécil
- Decirle educadamente "al final me voy a enterar de la cifra y no me va a hacer ni puñetera gracia".

Opté por la tercera, pese que ya había escuchado el numerito en cuestión y que el cuerpo me pedía otra cosa.

Pasamos de nuevo a la mesa.
"Vas a parir en V. (hospital de referencia?)" 
"En un principio no"
"Porqué?"
"Porque hay diferencias de protocolo que hacen que me decante por la opción donde nació mi hijo mayor". 
"Acaso conoces tu el protocolo de V.?"
"Me lo dieron por escrito hace 2 semanas" (Como a todas las embarazadas en la cita de la semana 20, y yo, a diferencia de ti por lo visto, se leer)
La estudiante se interesa por las diferencias de protocolo entre ambos hospitales, y con ella si, mantengo una conversación decente y agradable.
".... y por eso en un principio solo iré a V. si es por urgencia grave"
"Pues espero que acabes en V. por lista"(TU ERES UNA HIJA DE &%$&% Y SI NO TE LO DIGO ES PORQUE TENGO MÁS EDUCACIÓN QUE TU)
"Perdona? Quieres que tenga una urgencia?"
"Nooooo mujer, me refiero a que sea tan rápido que tengas que ir si o si"
"En ese caso es posible que nazca en el coche, en el parking o en mi casa, así que total el protocolo me iba a dar igual"


Fin de la cita y de mi relación con esta matrona. Cuando se lo conté a Tarek desde el coche, me puse a llorar. El mismo me dijo que a partir de ese momento no volviera más y que optaramos por la otra opción que barajábamos, pero que estas chorradas no tenía porqué aguantarlas.


Y yo pensaba que con esto, el cupo de chorradas ya estaba cubierto en este embarazo. De hecho, en un taller de porteo, las matronas del hospital de V. (que saben que no voy a parir allí) me dijeron literalmente que "desde que te has liberado de la báscula tienes mejor cara, estás más relajada". Sobra decir que respetaban mi decisión, y ahí andaba yo, pensando que ya venía lo fácil. PUES NO.

Ecografía de la semana 28. Esta vez toca gine dicharachera y majeta, que me pide que me siente para tomarme la tensión. Según termina, la estrella de este post, es decir, LA AUXILIAR, procede a abrir la bocaza:

"Súbete a la báscula que te pese"
"No, me he independizado de la báscula"
La auxiliar se queda boquiabierta y empieza a tener un tic en el ojo
"Te tienes que pesar"
"No, porque todos los gines y matronas han decidido que no me hace ningún bien"
"Pues no puede ser porque luego os lamentaís, porque esto hay que saberlo, bla, bla, bla"
Que me saquen la carta del niño muerto por una puñetera báscula me supera, así que nada, me subo
"Yo me peso, pero de espaldas. Y tu haz todo lo posible porque no me entere de la cifra de ninguna manera".
Le pasa mi peso a la gine en un papel dado la vuelta. Esta lo mira y sigue a lo suyo. Me hace las preguntas de rigor, comprueba con mi glucemia hecha en casa que no tengo diabetes gestacional, y me pasa a la eco. La superauxiliar vuelve con el monotema.

"Es que hay que saberlo, porque blablabla..."
"Las matronas han dicho que es mejor que no esté agobiada por el tema"
" Ya pero los gines tienen que saberlo PORQUE SON ELLOS LOS QUE TE HACEN EL PARTO"

Leñe!!! Si va a ser que van a empujar por mi y no me he enterado!!!!

"No te preocupes que lo sabrán. Me peso el primer día y el último y listo"
"No, porque hay que controlaros porque luego pasan cosas en el parto y os lamentáis, bla, bla, bla.... y sobre todo, habrá que deciros que os cortéis un pelo si os pasáis"

Le echaría la charla sobre la ansiedad, el metabolismo, etc, pero me da pereza. Allá ella con su cara de limón.

El resto de la cita bien, gracias. Eco bien, la enana anda por los 1,395kg, está ya en cefálica, y la gine es majeta y no apunta mi peso en el informe para que no me entere.

"Pues nada, la semana X de septiembre vienes a a las analíticas, entre la 34-35 la eco del tercer trimestre y luego en la semana 40, ecografía y revisión" 

En la semana 40 ecografía y revisión??? Eso suena a fecha de caducidad y Hamilton que tira para atrás.

"Cual es vuestro protocolo a partir de la semana 40?"
" Monitores en la 41, inducción en la 41+3". 

Pues nada, que va a ser que si que voy a tener que trasladar el expediente a un hospital donde no me comparen con un yogur. Estaba tan anonada que hasta que no bajé a por las citas y no leí el papelito donde efectivamente me citaban un 21 de octubre, estando de 40+1, no me lo creí.

Así que nada, me haré la analítica, la eco de la 35 y se acabó mi relación con el hospital de referencia. Como tengo una vena masoca y algo de ganas de hacer turismo obstétrico, he decidido trasladar el expediente al hospital que realmente es mi segunda opción, a ver como me tratan allí y si me llevo alguna perla o no.

Para reírnos todas un poco y tomarlo con sentido del humor.... cual es la frase mas chorra, cansina o hiriente que te ha dicho el personal sanitario durante tu embarazo?

17 comentarios:

  1. me recuerda a aquella vez que unA ginecólogA me estaba haciendo una revisión rutinaria y me suelta (estaba muy tensa yo:

    "¿QUÉ PAAAASA, TAMBIÉN TE PONES ASÍ CUANDO TIENEA RELACIONES SEXUALESSSSS?

    Ojiplática me quedé

    Entre Pozuelo y Madrid

    ResponderEliminar
  2. Querido anónimo, mi casa, mis normas. No aguanto impertinencias y menos de personas que no firman los comentarios. Buenas noches!

    ResponderEliminar
  3. Ay, si lo que no entiendo es cómo no te pusiste a llorar la segunda visita también. Estoy yo sensiblona y es solo por "esos días", que cuando estaba embarazada ni te cuento.
    Haces muy bien pasando de lo que no te viene bien. Sabes que la niña está perfecta, pues a disfrutar lo que puedas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la segunda salí flipada. Principalmente porque es totalmente incoherente, es un hospital público de gestión privada, que ya maneja otro hospital en esta comunidad. En el otro hay parto en el agua y los monitores se hacen en la 41+3, inducción 41+6. Vamos que no estoy planteando nada raro, simplemente el protocolo del otro hospital de su grupo... Y lo de la auxiliar, como ya se que no voy a parir allí pues en cierto modo que diga misa, pero me pareció tremendo semejante acoso y derribo.

      Eliminar
  4. Santa Madonna, qué paciencia hay que tener... Un besote y mucho ánimo!!!

    ResponderEliminar
  5. Joeeeeeeeeer... La verdad es que alguna me habrán soltao, pero tengo una memoria selectiva de lo más eficaz y ahora no lo recuerdo. :)
    Un besote sister!

    ResponderEliminar
  6. impertinentes no, lo siguiente... pero de qué van??? lo de "por lista" me ha superado, que tratan con humanos, no con piedras! ¬¬

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo aluciné... super profesional por su parte...

      Eliminar
  7. Madre mía , madre mía
    Alguna habrá como no pero mi cabeza hace como la de M0;)
    Tu a lo tuyo.

    ( Hacia mucho que no te leía porque casi no leo blogs, pero por Facebook si te veo ) besiñosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacéis bien, olvidad las chorradas. Besos!

      Eliminar
  8. Por estas cosas decidí hacerlo todo en Torrejón para este segundo embarazo... Ains, como me tratan, no tiene nada ver, un encanto todo el mundo, con una sensibilidad que dan ganas de darles un beso eh cada consulta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Torrejón llevé todo el primer embarazo y doy fe, me trataron genial. Pero esta vez me pillaba taaaan lejos que decidí hacer el seguimiento aquí hasta casi el final, de hecho pido el traslado mañana.

      Eliminar
  9. Visita ginecológica de rutina tercer trimestre:

    -Gine: tumbate y destapa la barriga que vamos a hacer una eco.
    - Yo: prefiero no hacerla. No me parecen necesarias tantas ecos.
    - Auxiliar: si no te gusta no mires la pantalla y está.

    No respondí. Tanto la gine como yo nos quedamos paradas. Por supuesto que no me hizo eco. Escuchamos el latido y punto.

    Por cierto, sales de cuentas el mismo día que lo hice yo pero el año pasado.

    :)

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar