miércoles, 21 de septiembre de 2016

Sillas a contramarcha: Mi hijo llora en el coche


PF el día que estrenó su Klippan Kiss 2. Aquí se acabaron los llantos. 

Hoy es el día internacional sin muertes en la carretera. Y también es es el día elegido por niunpequemasenpeligro.com (una web que si no conocéis ya, os invito encarecidamente a visitar) para concienciar a los padres de la absoluta necesidad de llevar a nuestros hijos en sillas a contramarcha hasta mínimo los 4 años, y acabar con los mitos que hacen que no nos atrevamos a "pensar al revés". 

Cuando se habla de llevar a los niños a contramarcha hasta los 4 años, lo normal es que los padres se hagan una serie de preguntas tales como "y donde meten las piernas, no van a ver nada, etc". Hay otros padres que, desesperados por el llanto de sus hijos, deciden cambiarles a una silla a favor de la marcha esperando que eso solucione el problema y sin saber que de esta forma les están poniendo gravemente en peligro. 

Yo esto lo viví. PF siempre había llorado en el coche, pero a partir de los 3 meses empezó a ser insoportable, no había manera de hacer ni un solo trayecto de 5 minutos sin que llorara hasta casi ahogarse. Recuerdo un día en el que tuve que parar el coche a unos 10 minutos andando de casa y pedirle a Tarek que viniera a por él andando, porque yo era incapaz de seguir conduciendo mientras el enano gritara de esa forma. Por esa época más o menos y gracias al post de Una mamá a contracorriente fui a Todonenes, donde nos enseñaron la importancia de este tipo de sillas. En lo que ahorramos para la silla elegida optamos por buscar otra solución, porque para mi era imposible seguir conduciendo con el pobre PF pasándolo tan mal. 

Nos prestaron 2 sillas: una silla grupo 1 a favor de la marcha bastante antigua, que PF probó en el salón de casa y que le hizo mucha gracia, y un maxicosi de Bebéconfort algo más grande que el que teníamos nosotros. Por entonces tenía unos 5 meses, y si.. por peso podría haber ido en la silla grupo 1 a favor de la marcha, pero yo le ví ahí sentado, tan pequeño, mirando hacia delante, me imaginé su cabeza en un accidente.... ni de broma, ahí no le llevo ni 5 minutos (luego descubrí que las sillas caducan a los 10 años y que desde luego usar esa era una mala idea). Nos quedamos con el maxicosi nuevo y durante unos días cesaron los lloros. Apenas un mes después volvimos a estar en la misma situación y ya fue cuando compramos su Kiss 2, en la cual poco a poco se nos fueron pasando todos los males. 

Resumiendo: En su primer año de vida mi hijo había viajado en 3 sillas diferentes, todas a mirando hacia atrás y el problema de los llantos se solucionó cuando, al fin, viajaba en una silla grupo 0-1 a contramarcha pura. Si la clave, como es evidente, no estaba en la dirección, qué es lo que ha solucionado el problema? Pues muy fácil, el resto de variables que si han cambiado, la silla y su edad. 

Por un lado, a veces lo que necesitan es simplemente crecer. Es normal que un bebé pequeño que busca constantemente nuestro contacto, proteste en forma de llanto cuando le sentamos en una cosa relativamente dura, que no transpira nada de nada (las sillas de coche son inífugas y por tanto dan calor), atados con un arnés y lejos de nosotros. Poco a poco, según crecen y se distraen con otras cosas, esto empieza a mejorar. Aquí también entra el factor vistas, y es que cuando crecen lo suficiente como para mirar por la ventanilla y la luna trasera (cosa casi imposible en un maxicosi, pero relativamente fácil de conseguir en una silla en condiciones) no solo es que se distraigan, es que supongo que la sensación de estar encerrados disminuye bastante. 

En nuestro caso nos dimos cuenta de que también jugaban en nuestra contra 2 factores:

- La comodidad de la silla: El primer maxicosi no tenía precisamente mucho acolchado y supongo que llegaba a ser bastante incómodo. El segundo es particularmente estrecho de hombros, hasta el punto de que PF con 5 meses cabía a duras penas. En cuanto tuvo una silla en la que estaba mucho más a gusto y tenía espacio, se acabó el problema. 

- La inclinación: PF no soporta ir excesivamente inclinado, y el maxicosi no ayudaba nada. Una silla como la Kiss 2, con 3 inclinaciones diferentes que se pueden cambiar sin desinstalar la silla fue absolutamente perfecta para nuestro problema. 

Así que por suerte y gracias a un buen asesoramiento, no caímos en el error de pensar que lo que hacía que dejara de llorar fuera la dirección de la silla, y pudimos comprobar que lo que soluciona el problema ES LA SILLA EN SI. Las sillas ACM puras suelen ser bastante más grandes, amplias y confortables que un maxicosi, los niños ven perfectamente por la luna trasera y nosotros les controlamos sin problemas con un espejo. Y lo más importante, a contramarcha es la ÚNICA FORMA SEGURA de llevar a nuestros hijos en coche hasta mínimo los 4 años.

Quieres más información?

- www.acontramarcha.com: Portal con un montón de información sobre las sillas a contramarcha. 
- Retensión Infantil.org: Un blog que es una joya y que resolverá todas tus dudas
- Que todos los niños vayan a contramarcha (por favor): Página de Facebook sobre el tema. 
- A contramarcha salva vidas: Un grupo de Facebook donde encontraréis todo el asesoramiento que necesitéis para elegir la silla que mejor se adapte a sus necesidades. 




8 comentarios:

  1. Pobrecillos. Me alegro de que ya lo hayáis solucionado, pero claro... ya viene otra!!!! :)
    Besos, Drew.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La otra se queda la silla de PF, y el ya tiene otra, a contramarcha hasta los 25 kilos. Está encantado!

      Eliminar
  2. UUUFFF!!!!
    No lo veo!!!
    mi medioegipcio se marea una barbaridad!! igual que sus papás jejee
    y el ir en contra marcha hace que te marees mucho más y más rapidamente!!!!
    No creo que lo pruebe!!!
    Sólo fue así mientras cabía en el "huevo" durante los primeros meses de vida!!
    Y cuando tenga otro pienso hacer lo mismo!!! además de reciclar las sillitas de toda la familia!! que valen una pasta!! y como hay que tener una en cada coche la cosa se multiplica y se desmadra!!!
    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo veas o no lo veas, las leyes de la física no van a cambiar. Un choque o un simple frenazo a 50km/h a un menor de 4 años le parte el cuello y le mata, es así de fácil, y para muestra, un botón: http://www.mediaset.es/12meses/Fernando-Elena-relata-fatidico-accidente_2_2246505168.html

      La cinetosis no funciona igual en niños que en adultos y hay maneras de evitarlos. Y las sillitas caducan a los 10 años, así que si heredan, es importante mirar la fecha de compra porque puede ser que no sirva para nada.

      Que valen una pasta? No más que una silla a favor medio decente. Lo se bien, tengo 2 y tengo que comprar una tercera seguramente, pero no me importa cortarme de lo que sea para que mi hijo no se juegue la vida en cada viaje en coche.

      Eliminar
    2. Teniendo en cuenta cómo viajan nuestros hijos cuando estamos en Egipto... jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja... en fin ya sabes de qué te hablo!! ;)

      Eliminar
    3. Pues en mi caso irán en su silla a contramarcha, porque la física tampoco cambia por estar en Egipto. Ya está pensado y organizado el como transportarlas, querer es poder.

      Eliminar
  3. Hola guapa, hace poco ví algo sobre este tema en las noticias y la verdad es que se me ponían los pelos de punta, así que decidí que si un día tengo niños viajarán a contramarcha aunque lloren, lo que no sabía es que el modelo de silla fuera influyente en este hecho, lo tendré en cuenta! :)

    ResponderEliminar
  4. Da igual que lloren o no siempre deberían viajar a contramarcha ver este video https://www.youtube.com/watch?v=T0hobG6O9XM impacta y llega al corazón lo vi en la tienda online de sillas a contramarcha http://sillascontramarcha.es/ . No conocía vuestro blog me uno :D

    ResponderEliminar