lunes, 25 de julio de 2016

De nuevo, la Eco 4D



Era un gustazo que me tenía que dar. Así de claro. Ya conté en su día que con PF la disfruté un montón, y me daba una pena enorme pensar que no tendría la misma experiencia con MN alias “La Faraona”. Así que tras dar mucho el coñazo a Tarek y otro poquito a Frau Madre, conseguí que entendieran mi necesidad imperiosa de que repitiéramos la experiencia.  No os miento si os digo que estaba como loca mirando fechas para hacerla, porque me moría de ganas.

La eco de PF la hicimos en el centro Ecox 4d de Alberto Aguilera y con MN tenía claro que repetía en Ecox 4D sin duda. Pero como esta vez se unía Santa Madre, pedimos cita en el centro de Las Rozas, que nos pillaba a todos mucho más cerca. El día de la eco estaba de 23+2, un poquito menos de lo que estaba con PF (23+6). Aunque realmente es un poco pronto para hacer esta eco, la de PF me traía taaaan buenos recuerdos y me gusta taaaaaaanto volver a ver las fotos, que a mi me parecía la fecha perfecta.

El centro de Las Rozas es más pequeño, quizás no tan llamativo, pero la calidad, que es lo que yo iba buscando, es sin duda la misma. Esta vez tenía mucha curiosidad por comprobar si MN iba a ser otro clon de su padre o si se iba a dignar a parecerse un poco a mi. También tenía ganas de disfrutar un poco más de la experiencia, porque con PF tuvimos que hacer la eco de lado y yo no pude verlo tan claro como lo vi luego en las fotos y en el vídeo.

Esta vez disfruté del show al completo. Aunque MN al principio se resistió un poco porque no paraba quieta, finalmente conseguimos un montón de planos de su cara, en poses varias, desde diferentes ángulos…. La verdad es que el responsable de las Rozas tiene mucho arte para sacar unas fotos preciosas, y yo sin duda se lo agradezco. Me lo pasé genial, y desde entonces me da muchísima ternura volver a ver las fotos, que por supuesto envié a medio mundo durante los días siguientes, en modo madre super orgullosa presumiendo de bebé.

Sobre si la enana se parece a mi o no, pues de momento tengo que decir que no exactamente. Parece que tira más hacia mi lado que hacia el de Tarek, pero a quien realmente se parece…. Es a mi tia. Si, a la hermana de mi madre. Cosas curiosas de la genética. Lo mejor es que cuando le mandé la foto la conversación fue más o menos así:

-          A quien se parece?
-          - Un bebé tan pequeño no se parece a nadie.
-         -  No me fastidies, que es igual que TU!!!!!
-          - Ya, la verdad es que si, pero no quería decirlo.

En defensa de mi tía diré que fue modelo de joven, así que si MN se parece a ella sale ganando.

Así que nada, yo tengo clara mi opinión. La eco 4D es o bien el capricho que toda embarazada que pueda debería darse, o sin duda un regalo magnífico si no quieres salirte un poco de lo habitual. Yo tengo las fotos y los vídeos guardados y me encantará enseñárselo a los enanos cuando sean mayores, me parece un recuerdo impagable y estoy segura de que les gustará verse. Y para tener un recuerdo de calidad y duradero, después de ver varias ecos de otros sitios y compararlo con las mías, no puedo dejar de recomendar Ecox 4D. Además, suelen sacar ofertas que están bastante bien, vale totalmente la pena.

Puede que en unas semanas repitamos brevemente, así que ya os contaré si la enana se sigue pareciendo a mi tia o no. Sea como sea, estoy segura de que moriré de la emoción de nuevo.

Y tu? Te hiciste una 4D en tu embarazo? Al nacer se parecía a lo que viste en la ecografía? Tu hijo se parece a algún familiar que no sois ni tu ni tu marido? Por dios, decidme que no soy la única :-P

viernes, 1 de julio de 2016

La eco 20 o las opiniones que cuentan y las que no.

Una vez superada la eco de la semana 12, el objetivo era sobrevivir a todas aquellas personas que me preguntaban: "Pero sigues igual?" Yo ya no sabía en que idioma decir que, si todo marchaba como en el anterior, que tenía toda la pinta, me tiraría así hasta el parto. 

Al menos en la 13+6, fecha en la que me pasé una preciosa noche en urgencias en el embarazo de PF, ya pude decirle a la gente que algo mejor si que iba la cosa. "Has dejado de vomitar?" "No, para nada, pero al menos hoy estoy en mi casa y no en Puerta de Hierro con una vía". 

Allá por la semana 16 dejé de vomitar a diario para pasar a vomitar unas 2 veces por semana. En la 21 intenté dejar el Caribán y fue una malísima idea. A día de hoy (24+1) se que soy persona única y exclusivamente por la pastillita verde.

En fin, además de contar vómitos Tarek y yo nos entreteníamos con nuestras propias apuestas sobre si Mini-loquesea sería MiniAkenathon o MiniNefertiti. Y digo nos entreteníamos porque mientras la conversación quedara entre él y yo todo iba bien, en el momento que interfería el mundo exterior la habíamos liado.

Vamos a ser honestos: A las madres embarazadas nos importa una mierda si TU piensas que el bebé es un niño o una niña. Por un motivo muy simple: Lo único que importa es los que los padres sientan y quieran, y no tienen porqué compartirlo contigo ni mucho menos darte sus razones. Por eso, comentarios como "Estás embarazada? Seguro que es una niña", "Ay, te veo tanto con un niño", "A ver si es la parejita" SOBRAN.

Lo único que va a ser SEGURO es un ser humano, el resto son posibilidades al 50%. Que tu me veas con un bebé de un género u otro es irrelevante porque lo importante es con que me vea yo. Y lo de la parejita... por dios, superémoslo, de verdad.

Si a mi me apetece contarte mis opiniones, perfecto, pero las tuyas, coincidan con las mías o no, en serio, guárdatelas, sobre todo si no coinciden. Y como es mi casa y mi espacio particular, lo cuento. Para mi, ya que tenía exactamente el mismo embarazo con los mismos síntomas, lo de que era otro niño era blanco y en botella. La opción B era pensar que llevo fatal los embarazos independientemente del sexo del bebé, y, humana que es una, prefería agarrarme a un clavo ardiendo y no pensar que la "defectuosa" soy yo. Además, verme rodeada de niños me parecía una idea estupenda. 

Pero es evidente que el mundo vive obsesionado con las parejitas, así que he pasado 5 meses escuchando lo de "la niña, la parejita", etc. Soy la única que piensa que decir "a ver si esta vez es una niña" con mi hijo al lado resulta un poco despectivo hacia él? El momentazo del embarazo fue aquel en el que, un día que me encontraba particularmente bien, alguien me dijo "seguro que es una niña, porque tienes mala cara". 

Pues bien, se acercaba la eco de la semana 20 en la cual no solo desvelaríamos la X, si no que además tendría que lidiar una de las batallas que se preveían más cruentas en este embarazo. Y es que esta vez me negaba rotundamente a hacerme la prueba del azúcar (el famoso O´Sullivan). Así que además de estar de los nervios por la eco en si, no paraba de pensar cuanto y hasta que punto me iba a tocar defender mi decisión, además de cuantas chorradas iba a escuchar por el camino. No os miento si os digo que la noche anterior no dormí. El 2 de junio nos plantamos en el hospital Tarek, PF, mi prima (que venía a cuidar a PF) y yo misma con mi barrigón, yo mordiéndome las uñas pensando en qué me iba a encontrar cuando abriera esa puerta. 

Lo que me encontré fue una gine bastante parca en palabras, que me dio mis resultados de los análisis, me pidió que me tumbara y ya de camino me dijo "sabes que en la siguiente analítica te toca el O´Sullivan, verdad?" Me hice la loca, porque esa conversación la quería tener después de la eco. 

Se sienta. "Voy a ver todo y luego te lo enseño, ok?" Me parece perfecto. Hace una eco super detallada, totalmente en silencio, en la cual puedo ir siguiendo prácticamente todo sin ningún problema. Mira el latido, me da la primera pista sobre el sexo (esas os la cuento otro día si eso). Cuando busca el hueso de la nariz el plano es tan claro que veo la mandíbula superior, los huesos... todo, es una imagen muy impactante. Mira el peso del bebé, 395gr, pista número 2 sobre el género. Termina. 

"Bueno, todo se ve bien. Lo has visto claro? El bebé está tumbado, (él???? masculino???) aquí tienes la cabeza, las costillas, la espalda, el corazón...." Termina el repaso, me mira. "Genial. Se ve lo que es?" "Si, es una niña."

Mis pistas durante la eco no me habían fallado, pero la gine me tenía totalmente descolocada. Además me dijo que era una niña como quien te dice "si claro, mujer, mañana amanece", es decir, como si fuera algo obvio. 

Una niña!!!!!! Dios, que shock!!!!


(Aunque parezca increíble, o no, es la imagen menos cursi que he encontrado)

Me gustaría ponerme a pegar botes de ilusión, pero no puedo porque me queda la batalla del ´Sullivan. Mientras me visto me pregunta: "Bueno, lo dicho, te toca la prueba del O´Sullivan, sabes en que consiste? Te salió bien en el embarazo anterior?". 

"Si, la conozco. En el embarazo anterior salía por debajo de los mínimos. Pero en este he decidido que no me la quiero hacer. "

SILENCIO. 

"Vale, pues te lo apunto en tu historial como que rechazas la prueba, y listo, de acuerdo?" 

(No puede ser tan fácil) "Perfecto, gracias"

"De todas formas, sabes que la diabetes gestacional es algo potencialmente grave y que es importante que lo descartemos, verdad?"

"Lo se, voy a hacer un perfil de glucemia en casa y si hay algún resultado raro os aviso". 

"Te ha dejado el glucómetro un familiar?" "Efectivamente"

"Pues solo te pido que te hagas los análisis justo en la semana que te apunto aquí. Vas sin cita porque si no haces el O´Sullivan no la necesitas. Y en la semana 28 por favor, nos traes los resultados de las pruebas en casa". 

Y con esto nos despedimos y nos vamos. No se que me flipa más, que vayamos a tener una niña o que hayan respetado mi decisión sin llamarme loca ni nada similar. 

De ahí pasamos a la consulta de la matrona, a la que ya conozco y con la que tengo algo de confianza, y nada, consulta de libro. Me informó del protocolo del hospital, me lo dio por escrito, le comenté porqué mi primera opción era otra, le pareció estupendo. Me invitó de todas formas a ir a conocer las instalaciones, no me pesó, y en general fue el amor que es siempre. Adoro a las matronas de este hospital, ojalá todo el personal fuera igual y tuvieran un protocolo a su altura.


De ahí nos fuimos a comer en frente de casa para celebrar la gesta y ya de paso, decidir el nombre de la nena. Igual que nos pasó con PF, la opción que teníamos en mente no fue la elegida, simplemente porque sentimos que su nombre era otro. Y de nuevo, tengo que decir que aunque antes no me convencía, ahora me encanta. 

Sobre las reacciones más divertidas cuando anunciamos el sexo ya si eso hablamos el lunes :-P