sábado, 31 de diciembre de 2016

Querido 2016...




Teniendo en cuenta que me quedé embarazada de MN a finales de enero, mi 2016 pasará a la historia como el año que:

- Más veces he vomitado en mi vida, con diferencia.
- Me fundí una cantidad indecente de dinero en Caribán
- Engordé 17 kilazos... de los que de momento solo he perdido 9.
- He descubierto el bonito dolor de la ciática
- Supe lo que es parir a mi rollo, en 3 horas y 45 minutos y con cero sufrimiento.
- Disfruté, por última vez, de tener a una preciosa recién nacida en brazos.
- Hice por primera vez una adaptación a la escuela infantil con PF, que lo puso espectacularmente fácil.
- He sabido lo que es un ingreso conjunto en pediatría
- Me fui de vacaciones sin Tarek pero con mi madre y no nos tiramos de los pelos.
- Me tomé una sidra con Eva
- Me saqué el curso de asesora de pañales de tela. 
- He acabado hasta el moño de frio, agua y nieve.

Al 2017 no le pido nada, AFIRMO que será en año en el que:

- Volveré a ser yo. Lo cual incluye volver a un peso decente que implique no morirme de vergüenza cuando me visto para salir a la calle.
- Todos los proyectos laborales acaben por consolidarse como deben (Rise like a Phoenix baby)
- Volveré a ver a mis amigos. Con frecuencia y con buenos ratos.
- Me iré con Tarek a ver un concierto en condiciones. System of a Down para más señas.
- Disfrutaré de mis hijos. Sin culpas por no disfrutarlos más.
- Seré feliz.

We have got to fly to stay alive.

Feliz año nuevo a todos, y que disfrutéis de lo que venga.